Despido por ineptitud del trabajor (ART. 52.a ET) - Blog corporativo Sánchez i Martí - Abogados Barcelona Sánchez i Marti

SANCHEZ I MARTI
ABOGADOS BARCELONA
Fijo Sanchez i Marti   93 490 84 85      Dirección Abogados en Barcelona  Sants 206, 3º2ª - 08028 Barcelona -
Title
Vaya al Contenido

Despido por ineptitud del trabajor (ART. 52.a ET)

Abogados Barcelona Sánchez i Marti
Publicado por en Derecho Laboral ·




El artículo 52.a del Estatuto de los Trabajadores reconoce efectivamente, como motivo de extinción del contrato por causa objetiva, la ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida con posterioridad a su colocación efectiva en la empresa. En este caso el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en sus pronunciamientos, matiza, y dice que lo que el art. 52.a ET contempla es "una inhabilidad o carencia de facultades profesionales que tiene su origen en la persona del trabajador, bien por falta de preparación o de actualización de sus conocimientos, bien por deterioro o pérdida de sus recursos de trabajo, percepción, destreza, falta de capacidad de concentración, rapidez, concepto diferente al de invalidez permanente que permitiría la extinción del vínculo laboral (artículo 49.e ET), de forma que puede declararse procedente la resolución del contrato por esta causa aun cuando el trabajador no alcance ninguno de los grados de invalidez permanente prevenidos en el artículo 137 de la Ley General de la Seguridad Social ".

Por tanto, y para que la extinción del contrato de trabajo se ajuste a lo así prevenido, se exigirá, como se afirma en los pronunciamientos del mencionado Tribunal, que el trabajador efectivamente haya perdido, cualquiera que sea la causa, las condiciones de idoneidad mínimamente exigibles para el adecuado desempeño de las principales tareas de su puesto de trabajo. Causa de ineptitud que, "debe manifestarse como verdadera y no disimulada, general, de cierto grado, referida al trabajador y no debida a los medios materiales o el medio de trabajo, permanente y no meramente circunstancial, y que afecte a las tareas propias de la prestación laboral contratada y no a la realización de trabajos distintos". Por su parte el art. 52.b del ET sanciona igualmente la facultad del empresario de extinguir un contrato de trabajo "por falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas operadas en su puesto de trabajo, cuando dichos cambios sean razonables" bien que, y en este caso, "previamente el empresario deberá ofrecer al trabajador un curso dirigido a facilitar la adaptación a las modificaciones operadas", tiempo éste destinado a la formación que "se considerará en todo caso tiempo de trabajo efectivo" disponiendo finalmente que "la extinción no podrá ser acordada por el empresario hasta que hayan transcurrido, como mínimo, dos meses desde que se introdujo la modificación o desde que finalizó la formación dirigida a la adaptación".

El reconocimiento de la ineptitud no tiene que imponer por necesidad la incapacidad permanente total ya que algunos grados invalidantes juegan en el Estatuto de los Trabajadores como supuestos suspensivos o extintivos propios de contrato de trabajo, por lo que se hace necesario distinguir entre la ineptitud sobrevenida como causa extintiva y la invalidez permanente en ciertos grados (artículo 49.5 del ET), pues esta última se define por remisión a la legislación de la Seguridad Social y requiere de una declaración administrativa o judicial.






Regreso al contenido